Instituto “La Santísima Trinidad”

Area ECONOMIA

Prof. Cr. Elio Carro


 

 

El control del dinero por parte del Banco Central

 

 

 

El control de la oferta monetaria

 

El gasto total que se realice en una economía dependerá entre otros factores de la cantidad de dinero existente y de las condiciones en que las familias y las empresas puedan obtener créditos. Como hemos señalado, en las economías modernas la mayor parte de la oferta monetaria está constituida por el dinero bancario. De allí la importancia de controlar las condiciones en que tiene lugar el proceso de creación del dinero bancario y, más concretamente, de regular el funcionamiento de los intermediarios financieros. La mayoría de los países se han dotado de una institución que ordena y controla el funcionamiento del sistema financiero. Esta institución se denomina genéricamente Banco Central, y en el caso de la Argentina es el Banco Central de la República Argentina BCRA.

 

El Banco Central de la República Argentina fue creado el 31 de mayo de 1935 por la Ley 12.155 que le confirió una serie de funciones que hasta entonces se encontraban dispersas y a cargo de distintas instituciones y organismos públicos. La nueva legislación transfiere al Banco Central de la República Argentina los activos y pasivos de la Caja de Conversión que hasta entonces desempeñaba la función de emisión de billetes y acuñación de monedas. De esta manera, la novel institución recibe el monopolio de acuñación de moneda y emisión de billetes y se le delega el poder de policía por actos que violen dicho privilegio.

 

El BCRA es hoy una entidad autárquica, siendo su capital propiedad de Estado. El Banco Central actúa como agente financiero del Estado. Las relaciones con el Poder Ejecutivo las mantiene por intermedio del Ministerio de Economía, si bien no está sujeto a órdenes, indicaciones o instrucciones del Poder Ejecutivo.

La misión primaria y fundamental del Banco Central es preservar el valor de la moneda. A través de la Superintendencia de Entidades Financieras y Cambiarias inspecciona y controla todas las instituciones financieras.

 

Las funciones estrictamente bancarias que desempeña el Banco central son:

  • Administrador y custodio del oro y las divisas. El Banco Central centraliza las reservas oficiales exteriores. Se encarga de la custodia de las reservas exteriores de oro y divisas o monedas extranjeras. El concepto de divisa es más amplio que el de billete de un banco extranjero, ya que, por ejemplo, un depósito de una empresa argentina en un banco alemán también es una divisa.

  • Agente financiero del Gobierno Nacional. En tal carácter realiza cobros y pagos por cuenta de éste. Le está prohibido expresamente conceder préstamos al Gobierno Nacional. Sólo puede comprar títulos de tesorería a precios de mercado y con ciertas restricciones; de esta manera se procura evitar que el Banco Central financie los déficit del presupuesto nacional.

  • Banco de bancos. Los bancos pueden acudir al BCRA para corregir situaciones transitorias de iliquidez. Estos préstamos redescuentos y adelantos pueden serlo sólo por un plazo corto no mayor de 30 días corridos y por montos limitados. Estas restricciones tienen su origen en un uso abusivo de las líneas de redescuento que sirvió sólo para postergar el cierre de bancos con problemas patrimoniales importantes. Estas limitaciones legales han recortado sobremanera el rol del Banco Central como prestamista de última instancia ante la existencia de bancos en dificultades.

  • Proveedor de efectivo billetes y monedas de curso legal. El Banco Central es el encargado de la emisión de los billetes y monedas que constituyen la circulación monetaria. De acuerdo con la Ley de Convertibilidad hoy no vigente, el Banco Central sólo podía emitir efectivo contra compra de divisas en el mercado cambiarlo, ya que en todo momento, debía mantener un 100% de respaldo de la base monetaria en oro, divisas y otros activos externos. Por otra parte, el Banco Central es el cajero del sistema bancario, esto es, los bancos mantienen depósitos en el Banco Central que son parte de sus reservas y pueden apelar a ellos se requieren de efectivo.

 

El mercado monetario

 

Al igual que, como ocurre con un mercado típico de bienes y/o servicios, para abordar el mercado monetario es necesario analizar conjuntamente la oferta y la demanda de dinero.

 

La demanda de dinero

 

Desde el punto de vista de las economías domésticas, la demanda de dinero se entiende dentro de la decisión general de distribuír la riqueza entre diversos activos alternativos, tales como acciones, obligaciones, bienes de consumo duraderos, dinero, etc..

 

La demanda de dinero o preferencia por la liquidéz — es la proporción de riqueza que los agentes económicos desean mantener en forma de dinero.

 

Factores determinates de la demanda. La cantidad de dinero que los individuos desean tener —es decir, la demanda de dinero — depende fundamentalmente de tres factores:

 

  1. El volúmen monetario de transacciones que el público espera realizar, que se relacionará directamente con la renta monetaria. La demanda de transacciones incluirá una cierta cantidad para los gastos previstos (demanda por motivos de transacción propiamente dicha) y un fondo para los gastos imprevistos (demanda por motivos de precaución).
    También una alteración en el nivel general de precios producirá una variación en la cantidad nominal de dinero demandada. Así, pues, si una persona, para atender a los gastos de la semana necesita 150 pesos y supongamos, se produce una duplicación de todos los precios, así como el ingreso o renta nominal del individuo, será necesario ahora duplicar la cantidad de dinero
    —aumentará la demanda de dinero — para atender a las mismas necesidades que antes.
    La relación entre el volumen monetario de transacciones y la demanda de dinero es directa.

  2. La tasa de interés corriente actualmente observada, que es el costo de oportunidad de mantener dinero en lugar de activos monetarios rentables. La relación entre la tasa de interés y la demanda de dinero es inversa.

  3. La tasa de interés esperada para el futuro en relación al actualmente observado incide también sobre la demanda de dinero. Téngase en cuenta que las expectativas de aumento sobre las tasas de interés implican esperar pérdidas de capital para los poseedores de bonos, y el precio de éstos está inversamente relacionado con la tasa de interés; al contrario ocurre con las expectativas de baja de las tasas de interés. Dada esta situación, el público especulará con las expectativas sobre las tasas de interés, y basándose en ello, determinará la composición de sus activos financieros (demanda por motivos de especulación).

La oferta de dinero

 

Tal como vimos en el apartado anterior, el banco Central es quien determina la oferta monetaria, es decir, los saldos nominales de dinero. Si suponemos que los precios están dados, el control de la cantidad de saldos nominales se traduce en que el Banco Central también determina la oferta de saldos reales.

 

El equilibrio en el mercado del dinero se alcanza en un punto en que la cantidad demandada de saldos reales es igual a la ofrecida.

 

 

El equilibrio en el mercado monetario

 

 

La política monetaria

 

La política monetaria se refiere a las decisiones que las autoridades monetarias toman para alterar el equilibrio en el mercado de dinero, es decir, para modificar la cantidad de dinero en circulación o la tasa de interés.

 

Las políticas monetarias que aumentan la oferta monetaria, es decir aumentan la cantidad de dinero en circulación, se dice que son políticas monetaria expansivas y reducen la tasa de interés. Las políticas monetarias que contraen la oferta monetaria, es decir disminuyen la cantidad de dinero en circulación, se dice que son restrictivas elevan la tasa de interés.

 

Para comprender esta estrecha relación entre cantidad de dinero y lasa de interés, piénsese lo siguiente: si un individuo o una empresa desean obtener dinero para financiar sus gastos o inversiones pueden hacerlo pidiendo prestado; el precio que tiene que pagar es la tasa de interés del préstamo la tasa de interés es el costo del dinero; como todo precio, si la oferta monetaria aumenta, el precio o tasa de interés descenderá; esta situación se producirá siempre que los bancos deseen prestar más dinero, ya que tendrán que bajar las tasas de interés a fin de animar a sus clientes a pedir prestado. Por otro lado, si la oferta monetaria se reduce, la tasa de interés se elevará, puesto que al escasear el dinero los demandantes estarán dispuestos a pagar unas tasas de interés más elevadas por el dinero disponible.

 

 

Los instrumentos de la política monetaria

 

Dado que el Banco Central no puede influir directamente sobre la tasa de interés ni sobre la cantidad de dinero, para poder controlar la oferta monetaria utiliza dos vías:

  • La base monetaria, mediante la variación de sus componentes, es decir, efectivo en manos del público y reservas o activos de caja del sistema bancario. Ampliar concepto

  • El efectivo mínimo, con lo que se controlarían los depósitos, y por lo tanto, la oferta monetaria, sin variar la base monetaria.

Así pues, para controlar la evolución de la oferta monetaria, el Banco Central puede recurrir básicamente a tres instrumentos:

  1. Los encajes legales: El encaje o efectivo mínimo es el dinero que las entidades financieras deben mantener sin utilizar en caja o depositado en el Banco Central, o sea, sin conceder créditos ni realizar otras operaciones, para poder, así, atender los derechos de los depositantes. En la práctica es un porcentaje sobre el total de depósitos. Este porcentaje lo decide el Banco Central y han de cumplirlo obligatoriamente todas las entidades financieras. Si se eleva el encaje, la cantidad de dinero de que disponen estas entidades para prestar a sus clientes disminuirá y es de esperar que se produzca una elevación de las tasas de interés. Lo contrario ocurrirá si el Banco Central reduce dicho porcentaje.

  2. Los redescuentos y operaciones de pase: Los redescuentos son préstamos por plazos cortos que concede el Banco Central a las entidades bancarias para cubrir deficiencias transitorias de caja. Las operaciones de pase consisten en la venta transitoria por parte de un banco al Banco Central de un activo títulos públicos, divisas, etc. con el compromiso de recomprarlo devolviendo entonces el dinero recibido más el interés pactado. Los bancos utilizan el dinero recibido por estos mecanismos para cubrir sus obligaciones de efectivo mínimo ante el Banco Central, mientras reconstituyen su liquidez por la vía de los depósitos de su clientela.

  3. Las operaciones de mercado abierto: Son la compra y la venta de títulos públicos por parte del Banco Central. Si éste considera que debe aumentar la cantidad de dinero y no cree oportuno bajar el efectivo mínimo o encaje, una posibilidad es comprar letras de tesorería a las instituciones financieras y a los particulares. De esta forma el Banco Central se queda con los títulos y paga su valor a sus antiguos poseedores.

 


 

Bibliografía:

Francisco Mochón y Victor Beker; "ECONOMIA, Principios y aplicaciones"; Segunda edición; 1998; Ed. Mc Graw Hill.

Banco Central de la República Argentina; Sitio en internet; Información institucional; História del BCRA; http://www.bcra.gov.ar/institucional/eins00003.asp